Gobierno cubano culpa a “afectaciones climatológicas” por faltantes en canasta normada de enero y febrero



El Ministerio del Comercio Interior (MINCIN) de Cuba culpó a las “afectaciones climatológicas de los últimos días” por los faltantes y retrasos en la venta a la población de los productos de la canasta normada correspondientes a enero y febrero.

En una nota oficial emitida este miércoles, el MINCIN informó que “las entregas de la canasta familiar normada mantienen afectaciones en el cumplimiento de los ciclos de distribución, por atrasos en la disponibilidad oportuna de inventarios y las afectaciones climatológicas de los últimos días”.

El comunicado actualiza la información sobre la venta racionada a la población de varios de los productos de primera necesidad, que han sufrido una prolongada demora en el inicio del año, en medio de la aguda crisis económica del país, que impacta sobre todo en la disponibilidad y acceso a los alimentos.

Según la nota, concluyó la distribución de las siete libras de arroz de enero en La Habana, Artemisa, Mayabeque, Cienfuegos, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey, Santiago de Cuba e Isla de la Juventud. Mientras, en las restantes provincias, afirmó que finalizarían las entregas entre el 6 y 7 de febrero en Pinar del Río, Matanzas y Las Tunas; el día 10 en Holguín y Guantánamo, y el día 12 en Granma.

El MINCIN aseguró que para febrero se garantizan las siete libras del cereal. Precisó que están “en operaciones dos buques en puertos cubanos” e “iniciaron distribución de manera fraccionada” Artemisa en zonas del Plan Turquino, Mayabeque, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey en dos municipios, Santiago de Cuba e Isla de la Juventud.

El reporte afirma que en cuanto a los chícharos, “se dispone de los inventarios, en proceso de extracción desde los puertos, que aseguran las entregas correspondientes a enero y febrero”, mientras asevera que ya se entregó la cuota de enero en La Habana, Mayabeque, Ciego de Ávila, Holguín, Guantánamo e Isla de la Juventud; y “las provincias centrales completarán la distribución de ambos meses en febrero”.

La nota no menciona qué pasó con la entrega de este alimento en el resto de los territorios del país, durante enero.

En cuanto al frijol, el organismo gubernamental dijo que se “prevé iniciar la distribución de 20 onzas, correspondientes a febrero y marzo”.

De acuerdo con la información oficial, el azúcar de la cuota de enero se terminó de distribuir en Artemisa, La Habana, Mayabeque, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey, Las Tunas, Granma, Santiago de Cuba e Isla de la Juventud. El MINCIN se libró de responsabilidad al indicar que “la conclusión en el resto de los territorios depende de la producción y entrega de la industria”.

Según su comunicación, “para febrero se aseguran cuatro libras” y se iniciaron las entregas de manera fraccionada en las provincias de Artemisa, Mayabeque, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey, Las Tunas, Granma, Santiago de Cuba, Guantánamo e Isla de la Juventud.

Comercio Interior dijo que “se cuenta con los inventarios” de sal y que está en distribución el trimestre correspondiente a diciembre, enero y febrero.

Del codiciado café -cuya distribución el gobierno prometió que se normalizaría a partir de octubre de 2023 recién “concluyó la producción para recuperar los atrasos de diciembre y se avanza en su distribución”. De acuerdo con la nota, finalizaron Mayabeque, Cienfuegos, Ciego de Ávila, Holguín, Guantánamo e Isla de la Juventud. “Una vez concluida la distribución, se aseguran entregas en febrero”, aseveró el MINCIN.

En cuanto al aceite, el reporte afirma que está “en proceso de distribución la cuota de enero” y en La Habana el bimestre enero-febrero, mientras que concluyeron Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, Matanzas, Ciego de Ávila, Santiago de Cuba e Isla de la Juventud y “se asegura (entregar la cuota de) febrero dentro del mes”.

La distribución normada de leche es uno de los problemas que más cuestionamiento ha tenido en los últimos meses entre la población, a causa del impacto de su escasez en sectores vulnerables como los niños, ancianos y enfermos.

Según indicó el MINCIN, están “aseguradas las entregas de leche en polvo hasta el 5 de febrero y hasta el 10 para niños de 1-2 años de Pinar del Río y La Habana; en distribución leche para niños de 0 a 6 meses, que garantiza hasta el día 25. Se mantienen las entregas de leche fluida en algunos territorios del país”.

La compota correspondiente a enero se vende en las provincias desde Pinar del Río hasta Ciego de Ávila, incluyendo Isla de la Juventud; mientras que en el resto de los territorios, se realizan las entregas en febrero, puntualizó la nota informativa.

Respecto a los productos cárnicos, el MINCIN informó que del pollo está “en proceso la distribución correspondiente a enero, que concluye en los primeros días de febrero y a continuación se realizará la distribución” de la cuota normada del segundo mes del año.

La carne de res o pollo, para niños “se asegura concluir la distribución de enero y continuidad para la correspondiente a febrero”, dice la nota; en tanto, concluyó la entrega de huevos –“cinco unidades per cápita y 30 para embarazadas”-, en todos los territorios y “se inició el día 6 la entrega de febrero”.

La información de Comercio Interior afirma que se están distribuyendo en el país los productos de aseo correspondientes al bimestre enero-febrero, específicamente, “jabón de tocador, de lavar y crema dental por composición de núcleos”.

Al cierre de su comunicado, el MINCIN se refirió a la distribución de donativos, específicamente de bolsas de alimentos para “personas en situación de vulnerabilidad, embarazadas y niños con deficiencias nutricionales”, la cual dijo que comenzó en Mayabeque, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Granma y Guantánamo; concluyó en Santiago de Cuba; y está por terminarse de entregarse en Holguín.

Tras iniciarse 2024 y en la medida que avanzaba enero, fue creciendo el descontento en las familias cubanas ante la prolongada demora de la venta de los productos básicos que se distribuyen de manera racionada a través de la libreta de abastecimiento.

Consultada por CiberCuba, una enfermera jubilada de 79 años, residente en el municipio de Centro Habana, en la capital cubana, criticó el retraso en la entrega de productos de primera necesidad durante el primer mes del año.

En su bodega, solo vendieron una libra de arroz, dos de azúcar refinada (blanca) y dos de la llamada “prieta” a inicios de mes, y luego, en una especie de “goteo”, fueron apareciendo otros productos correspondientes a la canasta familiar. La señora se quejó de que ya no “dan” sal por la “libreta” y “hay que comprarla a particulares”, y, desde hace unos dos o tres meses, tampoco llegan los productos de higiene.

En diciembre, el entonces ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández -destituido la semana anterior– afirmó que la canasta básica “es una distorsión que tenemos que corregir”.

“Está el tema de la canasta familiar normada. Hay un estado de opinión de nuestra población de que estamos manteniendo el subsidio a todas las personas por igual. Sin embargo, no todas las personas tienen el mismo nivel ni la misma capacidad adquisitiva”, dijo Gil en el espacio de la televisión oficialista Mesa Redonda, que estuvo dedicado entonces a las nuevas medidas anunciadas por el gobierno tras el fracaso de la llamada “Tarea Ordenamiento”.

La implementación del anunciado paquete de medidas -que según se informara oficialmente incluiría subidas de los precios del combustible y de servicios básicos como el agua, el gas, el transporte y la electricidad, y la intervención gubernamental en el mercado cambiario informal de divisas, entre otras decisiones- fue aplazada por el régimen, en medio del descontento y críticas de la población por el fuerte impacto que tendrían en las economías de las familias cubanas.



Source link