F1: Aplastante victoria de Carlos Sainz en Melbourne


Con las cicatrices de su abdomen an frescas, mermado por una ciruga que le haba dejado fuera de combate hace slo dos semanas, Carlos Sainz domin de forma aplastante en Albert Park, camino de su tercera victoria en la Frmula 1. La ms autoritaria, la ms simblica, la que pona fin a la racha de nueve consecutivas de Max Verstappen, vctima de una avera en los frenos. Red Bull, por una vez, fue vulnerable y Charles Leclerc complet el doblete para Ferrari. El delirio rojo en Melbourne y la emocin de Sainz en la radio, casi a lgrima viva: “La vida es una montaa rusa”.

Camino del champn, con la bandera espaola en la mano, Carlos an se permita las bromas con Leclerc y su amigo Lando Norris, que cerraba podio. Poco antes de cruzar la meta ya haba ordenado a sus mecnicos que el monegasco se acercara para la celebracin conjunta. Sobraba tiempo, porque un duro accidente de George Russell contra las barreras de la curva 6, haba ralentizado la carrera en la ltima vuelta. De nada importaba tampoco que Leclerc le hubiese arrebatado el bonus de la vuelta rpida (1:19.813). Nadie poda discutir el protagonismo de Sainz, que control a su antojo.

Rodando con singular regularidad en 1:21, el madrileo abrum a la competencia durante sus dos relevos con el neumtico duro. Ni siquiera concedi la duda a Ferrari, alejando del radar del DRS a Leclerc. Se hizo ms fuerte cuando la debilidad le devoraba por dentro. Ahora puede parecer ventajista escribirlo, pero ni el propio Verstappen pareci en condiciones de aferrarse a su estela. Aunque no resulte equiparable, Sergio Prez bastante tuvo con sujetar a Fernando Alonso, sexto en la meta.

La rotura de Hamilton

Todo lo que la Frmula 1 llevaba meses esperando tom forma en Albert Park. El aplastante dominio de Red Bull, convertido en soporfera monotona, se hizo de pronto carbonilla. “Acabo de perder el coche. Ha sido realmente raro”, adelant por radio Verstappen tras un extrao en la curva 9. Por entonces, Sainz ya se lo haba quitado de encima en la segunda vuelta, dejando constancia del bro de su Ferrari. Unos metros ms adelante, un hilito de humo empez a emanar del RB20. Los frenos de la rueda trasera derecha ardan en llamas. Justo en el mismo escenario, exactamente dos aos despus, el tricampen del mundo quedaba fuera de combate.

El vaco de Mad Max dej patidifusos a los favoritos. Ferrari vea abrirse las puertas del cielo, McLaren calculaba sus opciones de podio y Red Bull depositaba sus opciones sobre los hombros de Prez. Por si no sobrasen alicientes, Lewis Hamilton inflam los nimos en el sptimo giro con un madrugador paso por boxes. Dos vueltas ms tarde, Oscar Piastri y Leclerc, en busca de un undercut ante Norris, cambiaron tambin sus gomas. El compuesto duro deba aguantar 25 vueltas, pero Sainz, con el medio segua clavando los tiempos, sin que nadie le importunase.

Haba inters en cmo gestionara Ferrari el graining de sus gomas. Al volante de un monoplaza totalmente equilibrado, Sainz no mostraba ni un sntoma de debilidad. Incluso pudo levantar el pie para sostener su ventaja frente a Leclerc y los McLaren. Tras estirar al mximo los medios durante 16 vueltas, la primera parada se sald saldada por los mecnicos rojos en 2,6 segundos. Un respiro.

Sainz, al volante del SF-24, el domingo en Albert Park.

Sainz, al volante del SF-24, el domingo en Albert Park.AFP

Por detrs, Alonso mostraba un ritmo de crucero ms que notable con los duros, rodando casi a la par de Prez y Norris. Aston Martin pretenda estirar la vida til de los neumticos, a la espera de cualquier eventualidad. Y por una vez, la fortuna se ali con el asturiano. El abandono de Hamilton, vctima de un fallo de motor a la salida de la curva 10, provocaba el virtual safety car. Un regalo del cielo para Alonso, que ganaba cinco posiciones.

Desde luego, las gomas amarillas obligaban a un mprobo trabajo a Fernando, con unos cronos casi calcados a los de Lance Stroll. Quera negar los espacios a Prez, pero el mexicano le arrebat la posicin en la vuelta 27, con una sencilla maniobra a la llegada de la curva 9. De ah hasta la meta se mantuvo a la defensiva frente a George Russell. Sobre un asfalto con cuatro zonas de DRS, con un rendimiento inferior al de Mercedes, Alonso pareca presa fcil para el britnico. El acecho acab de la peor manera. Con Russell contra el muro y con Alonso citado por los comisarios. Si consideran que su frenada fue verdaderamente errtica, el domingo podra acabar peor de lo pensado en Melbourne.





Source link