¿Es el ácido hialurónico tan eficaz como afirman las marcas de cosméticos? | Salud y bienestar



El ácido hialurónico se ha convertido en una palabra de moda en el sector de la belleza. Lo incluyen todo tipo de productos, desde cremas y limpiadores hasta champús. A menudo, estos artículos se venden a los consumidores con la promesa de que aumentará la hidratación, algo importante para que la piel tenga el mejor aspecto posible.

El ácido hialurónico es una molécula omnipresente en los órganos y tejidos del cuerpo humano, y desempeña un papel crucial en la función de nuestras células y tejidos. Se utiliza clínicamente desde hace décadas, por ejemplo, como inyectable entre las articulaciones para ayudar a lubricar el cartílago. Pero a principios de este siglo, las empresas cosméticas empezaron a usarlo como ingrediente hidratante en productos cosméticos.

Por vía tópica, se cree que el ácido hialurónico actúa reteniendo moléculas de agua para hidratar la piel y restaurar la elasticidad, previniendo la aparición de arrugas. Si se combina con un protector solar, puede proteger la piel frente a la radiación ultravioleta, ya que tiene propiedades antioxidantes (lo que significa que previene los daños causados por agentes oxidantes, como la radiación ultravioleta).

¿Retiene mil veces su peso en agua?

Uno de los argumentos de marketing más utilizados para vender ácido hialurónico es que supuestamente retiene mil veces su peso en agua. Esto significa que puede mantener la hidratación y reducir la pérdida de humedad.

Pero esta afirmación se ha puesto en tela de juicio recientemente, con numerosas publicaciones en las que se discuten los hallazgos de un documento preprint (aún no revisado por otros científicos) que sugiere que esta afirmación no es cierta. Los autores del estudio, investigadores de la Universidad de California, estudiaron las propiedades de unión de moléculas de ácido hialurónico y agua para probar la afirmación de que puede retener mil veces su peso en agua.

Para ello, los científicos crearon una solución que contenía 1 gramo de ácido hialurónico y 1.000 g de agua (o sea, 0,1% de ácido hialurónico), que compararon con agua sin ácido. A continuación, aplicaron calor a ambas soluciones, midiendo los cambios térmicos que se producían. Comprobaron que no había mucha diferencia en los cambios que se tenían lugar en la solución de ácido hialurónico al 0,1% en comparación con el agua pura. Así llegaron a la conclusión de que la afirmación tan extendida no es cierta.

Estos hallazgos pueden hacer que los consumidores se pregunten hasta qué punto funcionan sus productos con ácido hialurónico.

Cómo actúa el ácido hialurónico

Aunque no se discuten los resultados experimentales obtenidos, la conclusión sobre la capacidad de retención de agua del ácido hialurónico no es aplicable a todas las formas de esta molécula. El ácido hialurónico se presenta en diferentes tamaños moleculares. En sus experimentos, la publicación preliminar solo analizó una molécula de tamaño medio. Esto significa que los resultados solo pueden ser ciertos para los productos que contienen moléculas de ácido hialurónico de, como máximo, ese tamaño.

Cuando el ácido hialurónico interactúa con el H₂O, sus partes que “aman” el agua (hidrofílicas) y las que la rechazan (hidrofóbicas) provocan una repulsión electrostática. Esto permite que un gran número de moléculas de ácido hialurónico formen redes, semejantes a los panales de abejas, y se expandan.

Cuanto mayor sea el tamaño de la molécula de ácido hialurónico, más facilidad tendrá para formar estas estructuras de panal, y también será más capaz de retener agua en relación con su propio peso.

El ácido hialurónico de mayor tamaño molecular formará estas redes a una concentración del 0,1 %, lo que significa que puede retener 1.000 veces su propio peso en agua. Algunas moléculas muy grandes formarán incluso estas redes a una concentración tan baja como 0,05 %. Esto significa que puede retener 2.000 veces su peso en agua. También cabe destacar que el ácido hialurónico no solo retiene la humedad e hidrata la piel. Debido a sus efectos hidratantes y antioxidantes, también favorece la regeneración celular y estimula la producción de colágeno. Así que sus beneficios van más allá de su capacidad para retener agua.

Consejos para adquirir el producto más eficaz

Aunque el nuevo artículo haya desmentido parcialmente una afirmación popular sobre la capacidad hidratante del ácido hialurónico, eso no significa que deba dejar de utilizarlo. La investigación sigue demostrando que no hay duda sobre su capacidad hidratante, que puede dejar la piel más suave, tersa y con menos arrugas. Además, los efectos antioxidantes de esta molécula favorecen el crecimiento de nuevas células cutáneas y de colágeno.

Pero si quiere asegurarse de obtener el producto más eficaz posible, busque uno que contenga múltiples pesos de moléculas de ácido hialurónico (a veces etiquetado como “triple peso”, “multipeso” o “peso multimolecular”). Intente escoger también un artículo con una concentración mínima de ácido hialurónico del 0,1 %.

Esto se debe a que las investigaciones sugieren que los productos que contienen una formulación de múltiples tamaños de moléculas de ácido hialurónico podrían ser más beneficiosos para la piel que las formulaciones con un solo tamaño. Esto se debe en parte a que las moléculas más pequeñas penetran mejor en la piel, mientras que las más grandes retienen más agua.

Lian Liu es profesora en la escuela de Química e Ingeniería Química en la Universidad de Surrey.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation.

Puedes seguir a EL PAÍS Salud y Bienestar en Facebook, X e Instagram.





Source link