El secreto de un “cuadro” holguinero para hacer eficiente la empresa estatal socialista



El “secreto” para hacer eficiente la empresa estatal está en el ejemplo de sus dirigentes, aseguró el “cuadro” que dirige la empresa de materiales de construcción Médano, en Holguín.

Obligada a rediseñar estrategias que le permitan sostener la producción, según el Noticiero Nacional de Televisión (NTV), la empresa estatal está en el punto de mira de la “continuidad” del gobernante Miguel Díaz-Canel, que insiste en hacer de ella el eje principal de la economía estatalizada y socialista que ensaya el régimen totalitario cubano desde hace más de 60 años.

Con el objetivo de mostrar una “historia de éxito” en este sector, las cámaras de la televisión del país se desplazaron hasta Holguín, donde la periodista oficialista Marel González Escobar conversó con Yunior Pupo, “un empresario holguinero que, junto a su colectivo, logra mantener la eficiencia de su entidad con beneficios para sus trabajadores”.

“¿Cómo logras que tus trabajadores te sigan?”, le preguntó intrigada la periodista. “En primer lugar, [hay que ser] un ejemplo ante los demás. Nuestro modo de actuación, la responsabilidad, el desvelo por cada uno de los problemas de la industria y de los trabajadores en la vida personal” es fundamental, sostuvo Pupo.

Además de ser “un ejemplo”, el dirigente mencionó su preocupación por dar a sus trabajadores “un salario que responde un poco a las exigencias y a las carencias actuales”.

La empresa Médano se dedica fundamentalmente a la producción de áridos, elementos de piso y pared y otros productos de la construcción. Según el NTV “la producción mercantil genera utilidades y el salario medio de los trabajadores crece entre limitaciones materiales”.

Pupo, que la dirige desde el año 2008, considera que uno de los “secretos” para hacer eficiente la empresa es “convertir cada uno de los problemas que se enfrentan en oportunidades”.

“También tenemos que realizar encadenamientos productivos con la industria nacional y el sector no estatal. Tenemos que vincularnos con la academia para lograr hacer las producciones desde la ciencia. ¿Y qué implica todo esto para el directivo? Constancia y satisfacción con cada uno de los resultados que se tienen. ¡Fíjate que yo me desvelo por las noches cuando tenemos un problema… buscando la solución!”, añadió.

El “cuadro” holguinero no se detiene ante las dificultades. “Ante la carencia de piezas de repuesto, combustibles y cemento, fuimos hacia la producción de nuevos productos que tuvieran poco contenido de esta materia prima”, desveló.

Otro secreto de Pupo: “la economía circular”. Si no hay materias primas, “se usa de los retazos, las serrinas y demás”, o se producen “ladrillos de canto, ladrillos de barro y otras producciones de morteros”.

Con ello, según el directivo, se logra “eficiencia, incrementar progresivamente el salario de los trabajadores y, además, satisfacer las demandas de la población”.

“Soy un eterno insatisfecho. Cuando no me salen bien las cosas que hemos planificado en función de un objetivo a alcanzar en un periodo… Reconforta mucho cuando uno llega a un colectivo laboral donde se cumple las producciones, con la calidad, y donde hay responsabilidad en el colectivo”, confesó Pupo.

El “cuadro” reveló su último secreto para el éxito en su labor de dirigir una empresa estatal socialista: la familia. “Me anima mucho cuando uno llega de una jornada exhausto del trabajo, que los niños me abordan y la familia, porque tengo una familia preciosa. En ese sentido, esa familia me ha ayudado mucho a los logros que hoy yo tengo”, reconoció.

Un último consejo del dirigente: “A corto plazo tenemos que lograr una empresa de alta tecnología y para ello tenemos que lograr la exportación de bienes y servicios. Además, culminar con un doctorado en ciencia que me permitirá mi crecimiento en lo personal y con ello también la empresa crece. Y siempre vivo pensando en qué más hacer por Cuba”.

Mientras Pupo consigue la “cuadratura del círculo” en su empresa de materiales de la construcción, en octubre del año pasado se conocía que Cuba mantenía déficit de 800 mil viviendas. Holguín, junto a La Habana, Santiago de Cuba y Camagüey eran las provincias con una situación más compleja.



Source link