Cubano recorre calles de La Habana pidiendo ayuda para la niña Amanda


El caso de la niña Amanda Lemus Ortiz, quien padece de atresia de las vías biliares y lleva un año esperando por un trasplante de hígado, ha sumado a su causa a un cubano que recorre las calles de La Habana pidiendo apoyo para alcanzar la meta monetaria necesaria para llevar adelante la operación.

El cubano identificado en Facebook como Generosidad Cristiano Jerusalén compartió un video en su perfil en donde se le ve recorrer un mercado de ropas y zapatos en La Habana para aportar a la recaudación de fondos que se está llevando a cabo en favor del caso de la niña Amanda.

“Podemos hacer activismo humanitario y activismo político. Ambos se entrelazan, aunque tengan fines diferentes siempre logran entrelazarse”, ha escrito el activista junto a una foto de la pequeña Amanda y un video en el que se le ve recorrer el mencionado mercado pidiendo la colaboración de los vendedores.

Aunque algunos no conocían de la historia de Amanda, ampliamente divulgada por medios de comunicación y activistas que han apoyado la campaña de recaudación, las personas si mostraron la disposición a colaborar, en una práctica poco vista en Cuba.

“Ayer en esta cajita, en la calle Monte, pude recaudar 25,088 pesos (cubanos)”, explicó el hombre a uno de los vendedores, con el objetivo de darle trascendencia a la acción.

Captura de Facebook/Generosidad Cristiano Jerusalén

En una actualización este martes sobre la campaña en la plataforma de recaudación GoFundMe, hasta el momento se habían logrado 14,762 dólares de un objetivo marcado de 20,000.

Sobre el caso, la activista Yamilka Lafita -conocida en redes como Lara Crofs- explicó en una nueva actualización este martes, que la pequeña pasó una buena noche y que comió todo su desayuno, además los ortopédicos le quitaron los yesos y le hicieron radiografías.

La buena noticia que compartió la activista fue que la hemoglobina de Amanda ha subido a 8.9 de cinco en que se encontraba.

De la radiografía añadió que “los huesitos soldaron pero están deformadas las dos muñecas y en la parte del codito, ver las fotos para mí ha sido extremadamente duro y dolorosos, imaginen como deben sentirse esos padres al ver así los bracitos de su niña. Tenía algunas llagas después de estar 45 días con los yesos, pero bueno eso es norma”.

En sus propias palabras se quejó sobre el estado en que se encontraban las manos de la niña al momento de quitarle los huesos. “Dios mío, esos bracitos con esas callosidades en los huesos, le ronca la malanga”, fue su expresión.

Pidió movilización en cuanto a la recaudación en Internet. “Por favor ayuden a mover todo lo que podamos ese GoFundMe para sacar a #SOSAMANDA lo antes posible de aquí. La niña no puede seguir aquí. El nivel de sufrimiento y desgaste en ese cuerpecito debe ser terrible”, refirió.

Captura de Facebook/Lara Crofs

Lara Crofs compartió otra vez, además, los números de las tarjetas en CUP y MLC para quien quiera enviar dinero a los padres de la pequeña, quienes tienen como objetivo sacarla del país lo antes posible.

En días recientes la madre de la niña, Milagros Ortiz, agradeció a las personas que han ayudado para que la pequeña Amanda pueda recibir el tratamiento que necesita.

“Quiero agradecerles a todas esas personas que me están ayudando, que me están apoyando en esta causa de mi niña. A toda la ayuda que me han brindado de cualquier tipo, esas personas que me han donado cosas para ella, cosas para nosotros sus padres, alimentación, la recaudación de fondos”, dijo la mujer visiblemente emocionada.

Además agregó que les ha dado muchas esperanzas. “Esto ha sido increíble”, expresó, al tiempo que pedía que se siguiera la contribución para lograr el ansiado trasplante que demanda su hija.

“A todas esas personas que pueden ayudarme aunque sea con un peso, que lo sigan haciendo porque cada día estamos más cerca de salvarle la vida a la niña que, gracias a Dios, se ha mantenido estable a pesar de todo, porque es una guerrera, porque tiene muchas ganas de vivir y porque es una niña muy fuerte”, añadió en tono sereno y esperanzador la madre.



Source link