Policía revela detalles del asesinato de un niño cubano a su madre en Hialeah

[ad_1]

La policía de Hialeah reveló la identidad del adolescente cubano de 13 años que confesó haber asesinado a su madre de varias puñaladas en el departamento donde vivían en esa ciudad del sur de Florida, así como otros detalles del crimen.

El informe policial, consultado por Univisión, fue hecho público el lunes y en este consta que el joven, llamado Derek Rosa, declaró que había apuñalado a su madre en el cuello mientras dormía, cortándole una artería de la que sangró profusamente.

Dijo que cometió el crimen con un cuchillo de la cocina que tenía un mango color morado.

Después agarró dos armas de fuego de su padrastro con la intención de suicidarse, pero no pudo hacerlo.

El documento señala que el adolescente tomó fotos del cuerpo de la mujer y las envió a un amigo que había conocido tres años antes por redes sociales. Además, lo llamó y le dijo en esa comunicación telefónica que había matado a su madre.

Después llamó a la policía y se mantuvo en la línea del 911 hasta que los agentes llegaron.

El sábado el vocero de la policía de Hialeah, Eddie Rodríguez, afirmó que el hecho sigue bajo investigación y que el niño no ha revelado las razones por la que mató a su mamá.

La familia asegura que el menor no tenía antecedentes de problemas de salud mental y sacaba buenas notas en el colegio. Incluso era miembro del cuadro de honor de su escuela, donde sus compañeros lo consideraron un joven inteligente y silencioso.

Rodríguez contó que a las 11:30 p.m. del jueves recibieron a través de la línea de ayuda 911 la llamada de un menor de 13 años que aseguraba haber asesinado a su madre.

Los agentes se dirigieron al edificio 211 de la calle 79 oeste (West), donde descubrieron a la mujer sin vida en su dormitorio, junto a una cuna donde dormía una bebé de tan solo 14 días de nacida.

La víctima, identificada por los vecinos y amigos como Irina Garcia, de 39 años, estaba recién parida y trabajaba como manicura en un salón de belleza de Hialeah.

Las autoridades creen que el adolescente esperó hasta que su madre se durmiera y la apuñaló varias veces, luego hizo las fotos.

La bebé estaba ilesa y ahora se encuentra al cuidado de su abuela materna. El padre de la niña es un cubano que trabaja como camionero y se encontraba regresando al hogar tras un viaje.

Varios vecinos han afirmado estar conmocionados con la noticia. Los compañeros de trabajo de la víctima la describieron como una buena madre.

El adolescente enfrenta cargos muy graves de asesinato en segundo grado con un arma.

El viernes compareció ante la corte y el juez ordenó darle detención segura durante 21 días.

Fue transportado a la cárcel juvenil.

[ad_2]

Source link