Madre cubana pide ayuda para su hija enferma

[ad_1]

Una madre cubana acudió al humorista y activista cubano Limay Blanco en busca de ayuda para dar la atención médica y cuidados especiales que requiere su hija de ocho años, aquejada de varios padecimientos de salud que le impiden llevar una vida normal.

Blanco hizo público un video que le envió la madre de la pequeña Angélica clamando por ayuda ante la dificultad para conseguir los insumos necesarios que garanticen la atención de salud de su hija en casa.

Angélica nació a las 32 semanas de gestación, con solo tres libras de peso, y ese mismo día debió ser sometida a una cirugía por un mielomeningocele (el tipo más grave de espina bífida), “operación de vida o muerte”, porque es “bastante complicada, donde casi el 99% de los niños quedan parapléjicos”, según afirmó la madre.

Además, Angélica padece de vejiga neurogénica o neurógena, que de acuerdo con la literatura médica es la “falta de control de la vejiga debido a una alteración del sistema nervioso, como un accidente cerebrovascular, una lesión de la médula espinal o un tumor”. El síntoma principal de la enfermedad es la incontinencia urinaria.

“Su vejiga no funciona”, reveló la madre, y explicó que, para poder orinar, la menor necesita sondas de aspiración o nelaton, número 10 o 12, que son para realizarle cateterismo. En casa, deben sacarle la orina con una sonda tres veces al día, además de administrarle medicamentos, como cefalexina en cápsulas y vitaminas para su nutrición.

Debido a ese padecimiento, la niña se orina constantemente. Además, la cirugía que le practicaron le afectó el recto y, a causa de ello, cuando realiza determinadas acciones -como correr o reír- o se enferma del estómago, la menor se defeca.

La madre relató que, debido a la situación económica actual en Cuba, tuvieron que dejar de comprar las toallas húmedas para limpiarla, pues al hogar solo ingresa el salario del padre de familia, que es cuentapropista, ya que ella permanece en casa cuidando de Angélica y la menor de sus hijas, que tiene solo dos años.

“El dinero no nos alcanza prácticamente ni para la comida”, afirmó. Tampoco es suficiente para comprar agua embotellada para la niña enferma, que no puede tomar agua de la pila.

Con mucha honestidad, la madre admitió que “necesidades tienen todos”, pero ella lo que precisa es esa ayuda para poder mejorar la calidad de vida de su pequeña hija.

Asimismo, contó que, a través de un anterior pedido en redes sociales, recibieron la contribución de otras personas, una de las cuales les donó un coche de tres ruedas, pero próximamente Angélica tendrá que ser operada de las dos piernas y necesitará una silla de ruedas.

Además, la niña recibe clases a domicilio de una maestra ambulatoria, por lo que precisa de una laptop donde pueda aprender computación, porque no la aceptaron en el Club de Computación, al no asistir a la escuela. A Angélica le encanta pintar, y su mamá también desearía que las personas pudieran ayudarla con útiles para que ella pueda desarrollar ese talento.

Como suele hacer con los casos que atiende por su ministerio Cristo Cambia Vidas, Limay pide ayuda para ayudar esta familia.

Captura de video de Facebook/Limayblanco Humorista

Al final del video, publicó las fotos de los insumos y artículos que requiere la atención especializada de la niña: sondas, culeros desechables, toallas húmedas, un ventilador recargable para poder realizarle el cateterismo tres veces al día y una silla de ruedas, además de una laptop que le permitiría hacer sus tareas escolares en su hogar y lápices o plumones de colores.

Desde la publicación de la historia de Angélica en Facebook, decenas de personas han expresado su solidaridad con la niña y expresado su disposición a colaborar.

[ad_2]

Source link