Estado no examinará la ética de los policías de Miami en campaña de Suárez


El alcalde de Miami, Francis Suárez, escucha durante una conferencia de prensa conjunta con el jefe de la Policía, Manny Morales, para anunciar una reducción sin precedentes de los homicidios y de los índices de delitos violentos en 2023. La conferencia de prensa tuvo lugar en la sede de la MDP, en el downtown de Miami, el 10 de enero de 2024.

El alcalde de Miami, Francis Suárez, escucha durante una conferencia de prensa conjunta con el jefe de la Policía, Manny Morales, para anunciar una reducción sin precedentes de los homicidios y de los índices de delitos violentos en 2023. La conferencia de prensa tuvo lugar en la sede de la MDP, en el downtown de Miami, el 10 de enero de 2024.

pportal@miamiherald.com

La comisión estatal de ética desestimó la semana pasada una denuncia contra el alcalde de Miami, Francis Suárez, que planteaba dudas sobre el uso que hizo de agentes de la policía municipal como su seguridad privada mientras viajaba por el país haciendo campaña para la presidencia el año pasado.

La Comisión de Ética de la Florida anunció la decisión en un comunicado de prensa el miércoles. La comisión no investigó las acusaciones contra el alcalde, que se basaban en una información del Miami New Times. Por el contrario, la denuncia fue desestimada “por falta de suficiencia legal”, lo que significa que una revisión de la denuncia determinó que, incluso si las acusaciones fueran ciertas, el caso no caería dentro de la jurisdicción de la comisión o las supuestas actividades no constituirían una violación de las leyes estatales de ética.

Suárez sigue siendo objeto de una segunda investigación por parte de la comisión estatal de ética sobre su asistencia a eventos deportivos de alto precio, que ha sido el centro de atención de parte de la cobertura actual del Miami Herald. Los funcionarios de ética concluyeron recientemente su investigación, que ha durado meses, y se espera que en las próximas semanas se fije una fecha para la audiencia respecto a ese caso.

La investigación en curso se basa en una denuncia presentada por la misma persona que presentó la denuncia que fue desestimada la semana pasada. La desestimación no tendrá ninguna repercusión en el caso aún abierto. El Herald no había informado anteriormente sobre la denuncia desestimada.

La oficina del alcalde emitió un comunicado el miércoles 31 de enero por la noche alabando la reciente decisión de la comisión de ética de desestimar la denuncia contra él, diciendo que demostraba “una vez más que el alcalde sigue actuando correctamente, cumpliendo todas las leyes y reglamentos”.

Suárez enfrenta otras muchas investigaciones sobre sus relaciones comerciales, así como peticiones de renuncia por considerar que está usando su cargo público para obtener beneficios privados. En un comunicado emitido el miércoles por la mañana, el Partido Demócrata de la Florida exigió que el alcalde renunciara a raíz de un artículo del Herald según el cual la oficina del alcalde había impulsado un contrato municipal sin licitación para beneficiar a un socio de una empresa que le pagaba $20,000 al mes.

Suárez no hizo comentarios sobre el reportaje del Herald ni sobre la petición de que renuncie. Pero, posteriormente ese mismo día, la oficina del alcalde emitió su declaración sobre la decisión de la comisión de ética, la cual sugería que la denuncia desestimada era parte de una “campaña de desprestigio viciosa y deshonesta dirigida por un pequeño grupo de intereses especiales” que equivalía a un “intento de golpe coordinado”.

“El alcalde Suárez seguirá sirviendo a los intereses superiores de la ciudad de Miami y de sus habitantes, a pesar de los ataques falsos y negativos, mientras trabaja para seguir haciendo de Miami la mejor ciudad de Estados Unidos”, concluía el comunicado.

La denuncia desestimada fue presentada por Thomas Kennedy, el mismo activista –y ex delegado de la Florida en el Comité Nacional Demócrata– que había presentado otra denuncia ante la comisión de ética a principios del año pasado. Esa denuncia se basaba en un artículo del Herald que planteaba dudas sobre quién había pagado la asistencia del alcalde a los eventos del Gran Premio de Fórmula 1 de Miami y a la Copa Mundial de 2022, donde Suárez estuvo con la estrella del fútbol David Beckham, un cabildero registrado.

La primera queja de Kennedy –que se consideró legalmente suficiente en septiembre– desencadenó una investigación sobre si la asistencia de Suárez a esos eventos infringía las leyes estatales que prohíben a los funcionarios electos aceptar regalos caros de cabilderos o de cualquier persona que haga negocios con la ciudad.

Esa investigación concluyó en enero, según correos electrónicos que Kennedy compartió con el Herald, y una audiencia está programada provisionalmente para el 8 de marzo en Tallahassee. Las conclusiones de las investigaciones éticas son confidenciales y están exentas de las leyes de divulgación de registros públicos hasta que la comisión toma una decisión.

Kennedy presentó la misma queja sobre las entradas para eventos deportivos ante la comisión de ética del condado el año pasado. Pero esa comisión –que es independiente de la comisión estatal y se rige por normas ligeramente diferentes– consideró que la denuncia era jurídicamente insuficiente y se negó a investigar porque Kennedy no había presenciado personalmente las supuestas infracciones.

Las leyes éticas estatales no exigen el conocimiento personal, lo que permite a los floridanos presentar denuncias basadas en noticias y otras informaciones de segunda mano. Sin embargo, esto pudiera cambiar pronto, ya que los legisladores estatales consideran una enmienda al código de ética que requeriría que un denunciante tenga conocimiento de primera mano de una infracción de ética, similar a lo que se requiere en el código del Condado Miami-Dade.

Ana Ceballos, reportera del Miami Herald sobre el gobierno estatal, contribuyó a este artículo.

Esta historia fue publicada originalmente el 2 de febrero de 2024 1:47 pm.



Source link