El campo se une para protestar ante los ministros de la UE por los «continuos ataques» al sector

[ad_1]

Actualizado

Piden menos exigencias medioambientales para sus cultivos, denuncian la competencia «desleal» de terceros pases y alertan del «riesgo alimentario»

Manifestacion de cazadores y agricultores en Madrid, en marzo de 2022.
Manifestacion de cazadores y agricultores en Madrid, en marzo de 2022.NGEL NAVARRETE

El campo vuelve a la carga. Los agricultores y ganaderos no se resignan a su situacin actual, marcada por los bajos precios, la subida de insumos, la competencia «desleal» de terceros pases y las medidas medioambientales impuestas por Bruselas -«imposibles de cumplir», en su opinin- con el beneplcito del Gobierno de Espaa. El sector se moviliza este martes en Crdoba en «unidad de accin», es decir, por encima de sensibilidades o tendencias ideolgicas. Las tres grandes organizaciones agrarias -Asaja, UPA y COAG– y Cooperativas Agroalimentarias van de la mano y protestarn aprovechando la reunin de ministros de Agricultura de la UE con motivo de la Presidencia de turno espaola. Entre los presentes, el comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Janusz Wojciechowski.

«Protestaremos por los continuos ataques que recibe el sector», denuncian fuentes del sector consultadas. El hartazgo no es nuevo y pretende recoger el testigo de la histrica manifestacin que colaps Madrid en marzo de 2022 debido a que «el diagnstico desde entonces no es que siga siendo el mismo, es que es mucho peor» y las soluciones aportadas, «ninguna», lamentan.

Los problemas a los que se enfrentan las producciones agrarias espaolas son mltiples. «Estn tratando de cambiar las reglas de toda la vida, no slo ya sin contar con los profesionales del campo, que son los que saben de esto, sino que ni tan siquiera nos dan tiempo para ello y, lo que es ms grave, no nos ofrecen recursos para afrontarlo», esgrime Pedro Barato, presidente de Asaja. Las quejas miran a Bruselas, pero tambin al Gobierno de Espaa, que ha apoyado, cuando no jaleado, los cambios introducidos y ya aprobados para el nuevo periodo de la PAC (las ayudas europeas), en vigor desde este mismo ao.

Las exigencias medioambientales establecidas como requisitos indispensables para recibir los fondos -a travs de estrategias como De la granja a la mesa o la Ley de Restauracin de la Naturaleza– estn en el punto de mira. «Es un cambio de modelo, de una forma de trabajar que hemos demostrado durante aos que ha sido eficaz, que nos ha puesto en la vanguardia mundial, pero resulta que ahora nos dicen ya no vale lo que hacamos de generacin en generacin, cambian las reglas del juego de un da para otro y nos la imponen desde grandes despachos burocrticos», apunta este dirigente agrario. «No estamos en contra de las medidas para potenciar la sostenibilidad porque somos los primeros interesados», aade Barato. «Adems, nos hemos dedicado a cuidar desde siempre el campo, pero de una forma coherente y con unos plazos razonables y siempre que se asegure primero la rentabilidad». En caso contrario, barrunta, las explotaciones agrarias van a sufrir «un problema muy serio a corto plazo y se va a poner en riesgo el sistema alimentario porque van a provocar la cada de miles de productores».

En Espaa, el sector se muestra convencido de que les ha perjudicado mucho en la anterior legislatura el peso que tenan ministerios como el de Transicin Ecolgica o el de Consumo, por encima del de Agricultura, que qued en segundo plano y con un responsable, Luis Planas, con menos fuerza poltica y con poca influencia para frenar leyes que, consideran los agricultores, se diseaban en contra de la Espaa rural y agraria y desde el ms absoluto de los «desconocimientos». «Esa adaptacin verde requiere de mucho dinero. No es que no la queramos hacer, pero con tiempo, en un plazo ms amplio, y con unas inversiones que no supongan que se lleven por delante a muchos de los agricultores y ganaderos por decisiones de burcratas sentados en sus despachos que no tienen ni idea del campo», sentencia Barato. Todos piden «una hoja de ruta realista» y medidas de apoyo mucho ms ambiciosas para que los agricultores profesionales puedan acometer la transicin «de manera justa, equilibrada y rentable».

Costes de produccin

Los cambios impuestos llegan adems en un ciclo productivo marcado por el encarecimiento de los costes de produccin (un 35% se ha elevado el precio de los insumos slo desde el ao pasado), por la sequa continuada (que lleva, por ejemplo, a que dos campaas seguidas como la del aceite slo produzcan la mitad de lo habitual y se disparen los precios) o la creciente «competencia desleal» de terceros pases, que no tienen «las mismas exigencias fitosanitarias, laborales y de calidad a las que estn obligados los pases europeos o, simplemente, nos utilizan como moneda de cambio por conflictos comerciales de otros sectores que no tienen nada que ver con nosotros», se queja Miguel Padilla, secretario general de COAG. Sandas, melones o tomates procedentes de Marruecos o arroz y miel de pases asiticos son algunos de los ejemplos ms significativos: «Consideramos fundamental intensificar los controles en frontera para garantizar la entrada de alimentos bajo las mismas exigencias fitosanitarias, laborales y de calidad», esgrime.

«Es un tema general, afecta a todos los sectores, no es que uno est mejor que otros. Y se une la entrada en vigor de la aplicacin de la PAC, impuesta desde Europa por encima de los gobiernos, que est produciendo adems muchas incidencias que nuestros tcnicos intentan resolver, pero est siendo muy complicado», reconoce ngel Villafranca, presidente de Cooperativas Agroalimentarias de Espaa. «Es una situacin muy dura y adems esas medidas que nos obligan estn siendo muy difciles de aplicar porque no se trata ya de dinero o de presupuestos, que hay el que hay, sino de un problema comn para el sur de Europa y especialmente para Espaa», apunta. En parecida lnea se expresa Cristbal Cano, secretario general de UPA en Andaluca: «Reclamamos un trato igualitario, que haya reciprocidad, lo que se llamamos clusulas espejo, es decir, que los productos que lleguen a Europa tengan las mismas exigencias y los mismos controles de sostenibilidad que los nuestros».

Este anlisis tambin conlleva un aviso de posible desabastecimiento del sistema alimentario. «Como se comprob en la pandemia, se trata de un asunto de mxima prioridad», por lo que instan a «proteger de manera indispensable el tejido productivo de las explotaciones para que puedan cumplir los agricultores y ganaderos con su funcin bsica de proporcionar alimentos sanos y seguros a la sociedad a precios razonables», dentro de un modelo «profesionalizado». Padilla pide reforzar «nuestra soberana alimentaria que proteja al sector ante las presiones de lobbies que tienen otro tipo de intereses», denuncia.



[ad_2]

Source link